viernes, 21 de julio de 2017

Paso a paso para hacer una pequeña caja de madera.

Alguna vez ya lo dije, de los palets se puede aprovechar algo más que las lamas, algún día conseguiré aprovechar los clavos que voy sacando mientras los desmonto.

En este caso os voy a mostrar como hice una pequeña caja con uno de los tacos.


Es importante asegurarse que no haya ningún clavo dentro del taco o algún trozo ya que pueden resultar dañadas las herramientas que utilicemos a lo largo del proceso.

Partimos de un taco macizo de un poco más de 12 cm. de largo, 7 cm. de ancho y unos 8 cm. de alto.


Primero debemos pasar el taco por la mesa de corte, de forma qu nos quedan dos partes, una de ellas que será la tapadera debe ser fina.


A la parte mas gruesa le hice una serie de taladros, con cuidado de no traspasarlo, para facilitar el vaciado,  luego utilicé formones de distinto tamaño.


Ya una vez vacía la caja le dí un buen lijado por dentro para dejar las cara lo mas lisas posible.

Como la primera idea era dejar la madera en su color natural, una vez que la caja estuvo vacía, le puse las bisagras y el cierre.


Pero...lo que me pasa muchas veces, a medias del trabajo cambié de opinión y preferí darle algo de color.

Primero pinté el interior de blanco, y el exterior de azul, ambas pinturas son Chalk Paint.


Una vez la pintura estuvo seca, le pasé lana de acero fina, y le dí una mano de pintura blanca.


En las fotos podéis ver unos palillos clavados en la madera, los puse así mientras pintaba para no perder de vista los agujeros que antes le hice para colocar las bisagras y el cierre


Una vez más cuando la pintura estuvo seca volví a dar un pase con lana de acero.


De nuevo atornillé las bisagras y el cierre.



No pude encontrar tornillos negros así que decidí pintarlos de ese color. Además tuve que cortar algunos ya que tampoco los encontré de menor longitud.


Para ello utlicé una pintura acrílica al agua de color negro mate


Ya con la pintura de la caja y de los tornillos seca le dí un lijado para sacar el color azul que había debajo, incluso en algunos sitios quedé al aire la madera.

En ese momento el aspecto de la caja es como el que podéis ver a continuación.




Era el momento de aplicarle una generosa capa de cera incolora para acabar con la cajita.


Finalmente con un trapo le quité el exceso de cera, y ya estaba lista para ser utilizar y ¿que mejor que estrenarla con unas flores?




Y como siempre digo, espero que os haya gustado y pronto os mostraré más cosas.



lunes, 3 de julio de 2017

Un quiosco para limonada

Para todas las  personas que seguís este blog ya os habréis dado cuenta que la mayoría de cosas que os presento por aquí son muy sencillas de hacer, hoy podéis ver otra cosa que no tiene mucho trabajo pero con la que podéis quedar muy bien en cualquier fiesta veraniega.

En casa tenemos un par de limoneros que dan mucha fruta, como no somos capaces de consumir todos los limones que producen, ni tan siquiera regalándolos, solemos ir haciendo limonada para congelar y poder consumirla cuando más apetece, en verano. La receta de la limonada me la proporcionó mi amigo Gaspar, pero éso es algo que no voy a desvelar, solamente os puedo decir que está deliciosa tomándola como refresco o como para combinar con otras bebidas.

Con madera de palet hicimos una caja y una estructura con un letrero, y compramos dos recipientes con dosificadores,  la función de la caja de madera es la de mantener los recipientes en alto, de ésa forma es muy sencillo servir la limonada fresquita.

En la fotografía podéis ver el resultado final, menos mal que aún había refresco en los recipientes, el día que se hizo esa foto los dos recipientes se rellenaron varias veces.



Estoy pensando que es momento para buscar alguna excusa y montar una fiesta para volver a darle uso.

Espero os haya gustado.

Pronto más cosas.

viernes, 9 de junio de 2017

Buenos días, buenas noches.

Una bandeja no es más que una base con unas asas a los lados y un borde que impide que los objetos a transportar no se caigan.



Pues así de sencillo, primero hay que hacer una base, en este caso fueron dos, con unas medidas de 50 cm por 30 cm. La madera procede, como casi siempre. de palets usados.

Luego hice las asas, con piezas de madera de 30 cm de largas por 7,5 cm de anchas, los huecos para poder sujetar la bandeja son dos cortes circulares en cada una de las asas, hechos con una broca de corona de  5,5 cm, 


Con la sierra de calar recorté la madera que se quedó entre los dos huecos, y luego corté esas tablas a la mitad


Una vez lijadas y cortadas las uní a la base


Mástarde añadí los bordes, así quedaron.



Ya con las dos bandejas totalmente montadas y lijadas las pintamos, una de color blanco lino, la otra de color azul



Sólo quedaba adornarlas, sobre la blanca escribimos en color azul "Buenos días", y sobre a azul "Buenas noches" con pintura blanca



Para que el resultado final fuese éste:



El remate final es una capa de barniz incoloro mate.


Espero que os guste.

Pronto más cosas.

lunes, 29 de mayo de 2017

Tarros para hacer hogar.

Normalmente en todas las casas mandan las prisas que nos producen unos horarios muy apretados y que pueden llevarnos a veces a momentos malos en la convivencia, por eso siempre debe haber un rincón en el que estén todas esas cosas que contribuyen a ser un poquito más felices.

Hablo de la amabilidad, de la sonrisa, de los besos, de los abrazos, de la paciencia, del cariño, de la ternura,  la comprensión... Todas esas cosas, y más, han de estar presentes en un hogar, habrá veces que lo olvidemos debido al ritmo que llevamos, de ahí la importancia de tener algo que nos lo recuerde. 

¿Por qué no tener unos tarros de cristal donde "guardar" esas cosas? 

Casas de Pizarra y Creatives Slow Life crearon este pequeño mueble parecido a un especiero donde colocar esos tarros, como siempre nos servimos de materiales ya usados, la madera del mueble proviene de palets y los tarros son los que guardamos cuando el producto que compramos se acaba.

Ésto es lo que conseguimos:


Ahora os explicamos paso a paso como lo hicimos.

Primero cortamos las maderas y las lijamos, luego hicimos una base para colocar la parte de atrás del mueble. 


lo siguiente fue colocar los laterales y la arte superior.


Seguidamente le pusimos otra balda.


Ya teníamos un pequeño mueble con capacidad para tres tarros grandes y otros cuatro de menor tamaño.


A la madera le dimos una mano no uniforme de pintura de color blanco lino de la marca Luxens, para dar apariencia de gastado.


Imagen del mueble una vez aplicada la pintura.


Usamos los dos frontales para escribir "Sweet Home".


Para ello utilizamos pintura latex vinílico de la marca Titan.


Con la pintura seca, le dimos una pasada con lana de acero fina y después aplicamos una mano de cera color nogal a todo el mueble lo que le da aspecto de usado.


Los tarros quedaban muy sosos y decidimos decorarlos. Un par de manos de chalk paint de color Samba Verde de la marca Titan consiguieron cambiar su aspecto


Para rematar,  en la parte superior del tarro forramos la rosca con cuerda de pita. Así es como quedaron los tarros.


Para proteger la pintura aplicamos sobre ella un par de  manos de un barniz mate incoloro de la marca Luxens.


Hasta aquí el aspecto del mueble, con los tarros decorados, era éste.


Pero no quisimos pararnos ahí, al principio del artículo os hablábamos de cosas que debería haber en un hogar, ¿recordáis? (amabilidad, sonrisas, besos, abrazos, paciencia, cariño, ternura, comprensión...) pues decidimos etiquetar los tarros con esas palabras, lo conseguimos pintando un rectángulo con pintura de pizarra negra  de la marca Luxens.


Éste es el aspecto que tomaron los tarros


 ¿Qué palabras os apetecería poner a vosotros?



Pronto más cosas.

Esperamos vuestros comentarios.











sábado, 27 de mayo de 2017

Caja de madera revestida de historia.

Aparecieron por casa unos libros de texto muy viejos, uno de ellos, era de Historia, tenía unas ilustraciones en blanco y negro que me parecieron que podían servir para revestir una caja de madera. Empecé el experimento, no sabía como iba a quedar. Al final el resultado fue éste:


Así que corté las maderas de palets que tenía por la nave e hice una caja de 33,5 cm de largo, 11 cm de ancha y 8 cm de alta, una vez montada la lijé y empecé a recopilar las ilustraciones del libro del que ya os he hablado.


Cuando ya tuve suficientes fotografías diluí un poco de cola blanca en agua y empecé a forrar la caja, no tuve mucho cuidado a la hora de seleccionar las fotos ni tampoco de colocarlas en la caja.


Una vez cubierta toda la superficie de madera con las fotografías le apliqué varias manos de cola blanca diluida en agua para darle fuerza al papel.

Ya seca la cola blanca, le coloqué unos tiradores que tenía guardados de un mueble antiguo.






Con unas flores bonitas puede quedar bien para animar un poco una  mesa. Y es así como quedó la caja



Pronto más cosas.